Entrevista de teatro 2022  
Barcelona

Sònia Masuda Mora
This Is Not Here
Re-Imagine Yoko Ono

Sala Fènix
salafenix.com/this-is-not-here

THIS IS NOT HERE és el primer muntatge de la Companyia de Teatre A l’Abordatge!, que aprofita el llenguatge de l’obra artística d’Ono (art conceptual, poesia visual, música, interpretació, performance) per forjar aquest espectacle que parla d’ella però també parla de nosaltres. En un format no cronològic, l’obra salta de Nova York a Japó, d’un estudi de Londres als camps de les afores de Tokio, i així, anem passant per alguns dels moments claus de la vida de l’artista i anem ficant llum a aquest misteri que sempre ha estat Yoko Ono.

Hola Sonia, gracias por hablar con The New Current, ¿cómo has estado durante estos tiempos tan extraños?

Hola! Pues la verdad es que dentro de lo que cabe he estado bien gracias, está siendo una época muy productiva


¿Has podido utilizar este tiempo para encontrar nuevas oportunidades o inspiración creativa?

Sinceramente no he visto que haya cambiado mucho a nivel de oportunidades el panorama. Esta profesión es siempre complicada y generalmente las oportunidades te las acabas creando tu misma. Lo que sí que me ha dado tiempo es para parar un poco cuando estábamos confinadxs, y leer y tocar el piano, cosas que no siempre puedo hacer y que me inspiran mucho.

¿Qué significa traer de vuelta This Is Not Here a la Sala Fénix?

Me hace muy feliz poder volver a compartir la obra en la sala donde la creamos y estrenamos. Es muy especial para mi porque es mi primera obra como autora y directora, que además protagonizo, y porque trata temas que me tocan de forma muy personal como son el racismo y también el amor al arte. También porque traerla de vuelta significa que la va a ver más gente y creo que es importante porque el mensaje que tiene pone el foco en la realidad de las personas asiaticodescendientes, y no es algo que veamos normalmente en el panorama teatral catalán y español.

¿Cómo ha sido esta experiencia para que puedas volver a visitar tu obra tan personal y poderosa?

Ha ido bien volverla a hacer después de casi dos años, ha dado tempo a reposarla y a madurarla. A la vez sigo sintiendo el mismo fuego cuando la hago que el primer día porque la necesidad de explicar y compartir esta historia sigue siendo la misma. Mi opinión sobre lo que denuncio en la obra no ha cambiado.

¿Puedes contarme un poco sobre cómo surgió This Is Not Here, qué tenía Yoko Ono que te inspiró a querer crear este espectáculo y el mensaje que querías transmitir con esta?

Surgió por un lado de las ganas que tenía de hacer un espectáculo propio, yo soy actriz pero me apetecía mucho hacer algo que naciese de mi y estar en todo el proceso creativo y tener así la oportunidad de experimentar y crecer y aprender. 

 La figura de Yoko Ono siempre me había llamado la atención, ya que es una de las pocas personas asiáticas que yo había visto en el panorama artístico, así que aunque no la conocía de nada sentía una especie de vinculo desde el inicio. Al empezar a investigarla me fascinó, y descubrí que su historia podía servir como canal para hablar de cosas que yo hacía tiempo quería denunciar como son el racismo, y más concretamente el racismo hacía las personas asiaticodescendientes. También conforme conocía más cosas de ella, me daba cuenta que había muchas más cosas que nos unían, como son la metalidad resiliente, las ganas de cambiar el mundo y el amor por el arte. Y sobre todo, con la obra quería transmitir un mensaje de lucha pero también de esperanza, y en eso Yoko es un buen espejo en el que mirarse.

cartel-this-is-not-here2-1-scaled.jpeg

"Empecé como un juego en el patio inventándome obras de teatro y dirigiendo a mis amigas, y ahora estoy un poco igual pero en un teatro de verdad. La ilusión es la misma."

¿Cuál ha sido la lección más valiosa que has aprendido al escribir e interpretar esta obra?

Que no hay que esperar a tener la aprobación de nadie para crear, ni esperar que te den legitimidad. Que aprender es un privilegio de los que trabajan, entonces tienes que darte a ti misma este privilegio, y no esperar a tener la convicción de saber que puedes hacer algo para hacerlo, hay que hacerlo cuando no sabes si podrás, y ese camino de aprendizaje es lo que te hará crecer, y esa es tu mayor recompensa.

 

Yoko Ono tiene una increíble cantidad de integridad, fuerza, y nunca permitió que las décadas de abuso la afectaran. ¿Cómo te ha ayudado ver la forma en que ella ha manejado este abuso y racismo a darte cuenta de lo importante que es superar el odio y mantener una actitud positiva?

Esto es algo que yo también llevaba ya de casa, esa mentalidad es la que me ha inculcado mi madre y con la que he crecido. Siempre pienso que hay esperanza, que  se pueden cambiar las cosas si se luchan, y que hay que seguir tu propio camino. Ver como ha manejado Yoko la situación ha sido todo un ejemplo de eso y me da mucha fuerza verla.


¿De dónde viene tu pasión por el teatro?

Desde pequeña la interpretación es lo que más me gusta, y el teatro fue el primer medio donde pude hacerlo. Creo que todo empezó con la fascinación que sentía por el cine y por los actores y actrices, sentía que esa era la mejor profesión del mundo. Y luego cuando en mi cole hacía teatro, era cuando más sentía que era yo misma, por mucho que hiciera personajes. Empecé como un juego en el patio inventándome obras de teatro y dirigiendo a mis amigas, y ahora estoy un poco igual pero en un teatro de verdad. La ilusión es la misma.


¿Qué te llevó a añadir un monólogo tan personal y por qué ponerlo al final de la obra?

Esto es algo que tenía claro desde el principio, que la obra empezaría hablando sobre un personaje famoso y lejano, Yoko, y sobre algo que pasó sobre todo en los años 60-70 en los EEUU y en Inglaterra, y que terminaría aquí en casa, hablando de lo que pasa en nuestro país actualmente, y poniendo de ejemplo a alguien lo más cercano posible, que en ese caso para el público era yo, la persona que les había estado contando durante una hora esa historia de Yoko. El monólogo final es la semilla de toda la obra. Tenía claro que muchas veces nos es fácil señalar las problemáticas de fuera pero nos cuesta hacer autocrítica de lo que pasa en nuestro propio país y hacernos responsables, por lo que yo quería hacer eso, y siendo más concreta aún, quería no solo señalar lo que pasa en nuestro país, sinó dentro de mi profesión, dentro del mundo cultural.

Hablas mucho sobre el racismo sistémico en los castings y mundo del teatro como actriz en este monólogo, ¿qué te ha ayudado personalmente a navegar por esto y qué consejo le darías a los actores más jóvenes que podrían encontrarse en la misma situación?

A mi lo que me ha ayudado es cuidarme emocionalmente, encontrar espacios donde haya gente que pasa por lo mismo y rodearme de personas con ganas de cambiar las cosas y con empatía. También buscar referentes, aunque sea lejanos, leer, conocer que pasa en otras partes del mundo, cómo se organizan etc También me ha ayudado mucho hacer mi propio trabajo sin depender de ser contratada por alguien. Eso es lo que más recomendaría a alguien que esté en la misma situación: que se cuide, que cree su propio trabajo, que cree alianzas personales y profesionales con gente con una visión social parecida, y que canalice su lucha a través de su arte.

 

¿Qué más se podría hacer dentro de la industria para abordar el tipo de racismo sistémico que has encontrado?

Copiar cosas que ya funcionan en otros paises, como por ejemplo las cuotas. Que en cada proyecto tenga que haber una cuota de personas racializadas. Esto pasa en varios países, y están demostrando que funciona, que los productos culturales son más variados a nivel racial y eso hace que se normalice y que los niños y niñas que lo ven ya crezcan con esa mentalidad, y que cuando sean mayores ellos quizás ya no necesiten cuotas, que ya vean normal dar las mismas oportunidades a todas las personas, tengan los rasgos raciales que tengan. 

Por otro lado creo que será interesante que hubiese una comisión de antiracismo, un entidad que supervisara los productos que van a emitirse sobre todo en cadenas públicas, para que no fomenten el racismio, y para guiar a lxs productores y creadores hacía una forma de trabajar que no invisibilice ni ridiculice comunidades no blancas..

Y finalmente, ¿qué esperas que la gente se lleve de This Is Not Here?

Por un lado una visión distinta de Yoko Ono, y ojalá tengan ganas de investigarla más a ella y su obra cuando lleguen a casa. Y por otro lado, me gustaría que el público saliera con la necesidad de cambiar las cosas, reflexionando y haciendo autocrítica de su propio comportamiento. En cuanto a las personas racializadas que vienen, me gustaría que se sintieran vistas y arropadas, ojalá vieran que esta obra está hecha desde el amor a ellas y su lucha.

También me gustaría que las personas artistas que vengan a ver la obra salgan con más fuerza para seguir su camino pese a todas las dificultades.

En general, lo que espero es transmitir un mensaje de necesidad de cambio, de lucha, pero sobre todo de esperanza. Todo irá bien.