cuerdas-1024x611.jpg

Festival de Cannes 
61e Semaine de la critque 2022 
 
Interview

Estibaliz Urresola Solaguren
Cuerdas
marvinwayne.com
11 May 2022

La coral de mujeres a la que pertenece Rita está a punto de disolverse porque han perdido la subvención municipal que les permitía mantener el local de ensayo. Ahora el grupo tiene que decidir si acepta o no el patrocinio de una de las empresas que más contamina en el valle.

¿Cómo surge Cuerdas, cuál fue la inspiración de tu guion? 

 

Al estar viviendo en una crisis ecológica global y haber pasado un punto de no retorno, creo que es importante empezar a pensar en nuestras responsabilidades individuales en términos de salud ambiental. Hace dos años, asistí a una conferencia sobre ecofeminismo que tuvo lugar en Bilbao (Pais Vasco), y conocí a varias mujeres de todo el mundo representantes de numerosos grupos y colectivos que defienden la salud y los derechos de la vida frente a la contaminación ambiental provocada por diferentes empresas privadas.

 

Entre todos los testimonios que hubo me intrigó sobre todo el relato de una doctora jubilada de un pueblecito cercano al mío, Sara Ibáñez, que explicaba los efectos devastadores de la contaminación provocada por una enorme refinería de petróleo instalada en medio de su pueblo que había ido contaminando los ríos del valle, a los trabajadores y todos sus familiares: hijos, maridos, vernos, etc.

 

Cuando vinimos aquí, pensaba que una refinería estaría controlada y sería segura, pero empecé a dudar cuando tuve dos abortos y en uno de ellos, en 1992, la matrona me avisó de que todas las mujeres que estábamos embarazadas del mismo tiempo abortamos.

Sara Ibañez, médico de cabecera de Muskiz.

 

Al día siguiente de las conferencias y gracias a los organizadores, conseguí el contacto de esta mujer. Empecé una larga fase de documentación, entrevistándola a ella y a muchos vecinos del colectivo al que pertenece y me contaron muchos casos diferentes de enfermedades y problemas de salud física y ambiental relacionados con la vida de la gente de la zona.

 

Por otro lado, también me di cuenta de que había muchas personas convencidas de que la empresa había traído trabajo, riqueza y desarrollo a la zona. Había una gran complejidad de puntos de vista que a menudo provocaban enfrentamientos y peleas entre amigos, vecinos y familias.

 

También tuve noticias de la forma de actuar de esta empresa ofreciendo diferentes patrocinios a todos los grupos deportivos/culturales/sociales de la localidad, una forma de desactivar cualquier movilización social. Ese era un punto crucial que me interesaba.

 

Eran tantos los temas interesantes que me interesaban que decidí hacer un guión de ficción que me permitiera hablar de muchos de ellos, siendo más conciso y preciso gracias al lenguaje cinematográfico, que me permitía explicar las cosas a través de otros recursos, no sólo con palabras. Este dispositivo cinematográfico también me dio la oportunidad de pasar de la esfera externa a una capa más íntima del personaje de Rita.

La situación que enfrentan Rita y su coro es la que enfrentan muchas instituciones culturales, grandes y pequeñas. Y debido a estos temas sociales, culturales y políticos dentro de Cuerdas, ¿tuviste alguna conversación con tu elenco sobre la lucha que enfrentan sus personajes?

Sí por supuesto. El tema que trata “Cuerdas” nace y bebe muy de la realidad y por lo tanto este debate ha estado muy presente a lo largo de todo el proceso de documentación y de construcción de los personajes. Claro no hay que olvidar que el coro que retrata el corto es un coro ficticio formado por dos agrupaciones; una de teatro de mujeres amateur y la otra formación si es un coro. Por lo tanto, he juntado estos dos grupos que pertenecen a pueblos distintos y que traían trayectorias diferencies pero que en ambos casos se había producido este debate en el seno interno, entonces de alguna forma tratamos de revivir y de reproducir la confrontación que había tenido lugar previamente en estos grupos para sacar el máximo de matices posibles y poder así vestir a los personajes y sus argumentarios. Entonces por supuesto que el tema de debate no ha sido una mera excusa para activar el cortometraje sino que lo ha vertebrado y lo ha constituido desde el inicio del proceso.

 

Felicidades por tener el estreno mundial de Cuerdas en la 61e Semaine de la Critique ¿qué significa estar en el festival con tu última película?

Estar en el festival para mí significa una alegría inmensa y sobre todo muy inesperada porque de alguna forma es un sueño participar en un festival como Cannes. Es como un horizonte o meta en la que puedes mirar siempre pero que es muy difícil que se cumpla y en ese sentido pues estoy muy contenta por esta noticia y sobre todo también por poder llevar esta historia a un escaparate tan grande como es este festival, que ayuda a poner el foco en el relato del cortometraje.

Cuerdas también está nominada al Leitz Discovery Prize ¿esto te añade algo más de presión o podrás disfrutar del festival y no pensar demasiado en los premios?

La verdad es que aunque parezca una frase hecha pero sinceramente estar participando en la Semana de la Critica para mí ya es el mejor y el más grande de los premios en ese sentido estoy super agradecida y me doy por satisfecha con la posibilidad de asistir y participar y conocer al resto de directoras y directores. Además el hecho de poder estar allí también con parte del elenco pues es un motivo de alegría y de disfrute.

¿Qué importancia tienen las plataformas como Semaine de la Critique en la defensa y el apoyo a los cortometrajes y cineastas?

Pienso que a veces el formato del cortometraje está un poco maltratado y también considerado como un lenguaje menor o como un tránsito al largometraje. Pero pienso que el cortometraje admite y permite muchísimas posibilidades y libertades para explorar distintas formas de contar  y en ese sentido, que la Semana de la Crítica tenga una sección específicamente para cortometrajes y que además les de el mismo tratamiento y los programa al mismo tiempo que a los largometrajes, me parece que es una defensa muy importante de este formato, y por lo que estamos viendo le dan un tratamiento muy cuidadoso, muy delicado y con igual de cariño y es muy de agradecer.

Cuando empiezas a filmar ¿qué tan cerca de tu guion te gusta permanecer? ¿Te permites o a tu elenco tener flexibilidad?

Normalmente diría que mis cortometrajes son bastante fieles al guion a lo que se pauta en papel, pero en este caso, para mí era muy importante conocer exactamente el por qué y el corazón de cada secuencia porque me enfrentaba a un proceso donde no iba a tener tanto control como en trabajos anteriores por el hecho de trabajar con actrices no profesionales, etc. Entonces, saber lo que quería transmitir en cada secuencia me permitía ser capaz de poder contarlo de otra forma en caso de que la secuencia no fuera finalmente posible.

 

En  este caso por ejemplo, en “Cuerdas”, había dos secuencias que no han sido montadas y que mostraban a Rita a sus 90 años haciéndose cargo y cuidando del bebé de una vecina por unos euros al día y mostrando también una mujer activa de 90 años que seguía contribuyendo mucho más allá de lo que lo hace con todos los cuidados que garantiza dentro de esa familia, pero también aportando a esa economía familiar.

 

La realidad de trabajar con una actriz tan mayor y con un bebé tan pequeño también nos hizo tener que decidir si montar estas secuencias que habían sido complejas para grabar o no y por ello, reordenamos el guion y la escaleta de una forma que no era la inicialmente concebida pero que también nos aportó otra perspectiva y otra forma de arrancar con la historia porque inicialmente la historia arrancaba con una de estas secuencias que no se montó.

 

Eso por una parte, y luego por otra parte, a la hora de enfrentar esta falta de control sobre la espontaneidad que buscaba en esas discusiones por ejemplo, fue justamente ensayar muchísimo. Ensayamos mucho para poder luego permitirnos el máximo de espontaneidad posible aunque parezca paradójico. Trabajé con estos dos grupos de mujeres primero por separado y después juntándolas y creando esas sinergias, esas dinámicas y esas confrontaciones entre ellas dándoles detalles, argumentos sobre todo a las que tenían que defender los papeles de a favor de la subvención y haciendo sesiones de improvisación muy largas donde así cada una podía obtener recursos, ideas y muletillas de las que poder tirar el día del rodaje. Ese fue como el trabajo más arduo pero también el más bonito y que finalmente a dado ese fruto que son esas secuencias tan poderosas.

"Qué diferencias había en la relación con el nieto con respecto a la que tenía con el hijo, en fin, era una forma más que de aprenderse el guion de trabajar con ella todo el background."

PosterCUERDAS_inglés_Logo.jpg

¿Cuáles fueron los mayores desafíos que enfrentaste al llave Cuerdas a la pantalla?

La idea de trabajar con una mujer de 90 años, adaptarnos a sus ritmos, hacer una abordaje más slow de preproducción dónde tuvo mucho lugar las comidas que íbamos haciendo ella y yo una vez a la semana. Me acercaba a su casa, comíamos, hablábamos de todo y leíamos el guion poco a poco. Hablábamos de las escenas, de las relaciones familiares, de qué sentía ella o cómo se sentía ella en esa casa, si se sentía escuchada, no. Qué diferencias había en la relación con el nieto con respecto a la que tenía con el hijo, en fin, era una forma más que de aprenderse el guion de trabajar con ella todo el background. Luego, si que es verdad que yo le leía las líneas de texto para que a ella le fueran sonando en la cabeza y pudiera en un momento dado recordarlas o decirlas de una manera más propia, pero siempre sin la seguridad de trabajar con textos aprendidos tanto para ella como para los actores profesionales que intervienen con ella.

 

Fue muy bonito ver como ella enseguida conectó emocionalmente tanto con su hijo como con su nieto y ellos le dieron muchísima confianza a ella y enseguida con pasar un par de veces las escenas, ella sabía como empieza a jugar ese código que yo era el que buscaba. Ella vio enseguida que yo no pedía que se aprendiera los textos o que los dijera como correspondía ni en el tiempo que correspondía podía demorarse, podía tardar, pero era mas importante que lo dijera de una manera más genuina, más propia y en cuanto ella comenzó a comprender eso se relajó en el proceso.

Y finalmente ¿De dónde viene tu pasión por el cine?

Yo recuerdo de ser pequeña y más que por el cine, recuerdo los relatos, los cuentos, somos muchos hijos en mi familia y entonces mi padre nos contaba muchos relatos antes de dormir, pero no sólo él, las mayores de mis hermanas también lo hacían a los más pequeños. Pienso que esa relación con la narrativa  seguramente venga desde ahí, y en mi caso se tradujo en contar historias también pero desde fábulas, cuentos que yo misma ilustraba, me inventaba historias y luego las ilustraba y creo que esa pulsión narrativa además estaba unida a lo literario y además con un componente muy de fábula.

 

Poco a poco seguí desarrollando esa parte de ilustración con la pintura y cuando tuve que elegir carrera elegí comunicación audiovisual que de alguna forma sentí que podía como satisfacer varios de mis intereses. Ahí fue sin esperarlo que descubrí gracias a una figura muy importante para mí, un profesor que me marcó mucho se llamaba Iñigo Marzabal. Descubrí el análisis fílmico, la narrativa audiovisual y el poder simbólico del lenguaje audiovisual que era un acercamiento al cine que yo no había tenido antes, ahora me parece super importante que se enseñe en los colegios desde tan pronto porque yo lo descubrí en la universidad y para mí cambió absolutamente mi forma y mi respeto por el lenguaje audiovisual y mi interés. Esa capacidad de sintetizar mensajes complejos en imágenes  fue lo que realmente me enganchó e hizo que virara todas las especialidades de las asignaturas hacia lo cinematográfico. Por lo tanto, de alguna forma se puede decir que lo cinematográfico fue algo tardío.