16th ÉCU – The European Independent Film Festival

9, 10, 11 de abril 2021
Aitor Almuedo Esteban
HUMAN TRASH
European Dramatic Short 
Spain 
ecufilmfestival.com 
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook
  • Email

Un chico es arrojado a un contenedor de chatarra del futuro, en su búsqueda por encontrar la salida se topa con un hombre misterioso que le hará dudar del origen de su existencia.

 

Hola Aitor, gracias por hablar con TNC, ¿cómo te va en estos tiempos tan extraños?

 

Hola, estoy bien, no me puedo quejar. Ahora mi hermano y yo estamos trabajando en el concep art de la película Infinite Summer de Miguel LLansó. Por otro lado, con nuestra productora  Almuedo Films, estamos trabajando en una serie que tiene magia y Stop Motion. Estamos  muy ilusionados porque es un proyecto muy especial. Además ya hemos empezado el guión de nuestra próxima película, es un proyecto muy personal porque conecta con nuestra infancia y muchos referentes que compartimos.

 

¿Te ha ofrecido esta etapa alguna inspiración creativa? 

 

Sí, esta situación en la que vivimos hizo que nos planteáramos la idea de hacer la serie en la que estamos trabajando. Es un proyecto mágico e ilusionante. Este verano pasamos mucho tiempo en casa y nos permitió trabajar en los decorados stop motion y disfrutar de nuestra familia, la cual también colaboró. Eso lo hizo muy divertido y bonito. 

 

Enhorabuena por tu cortometraje siendo seleccionado para el 16 Festival de Cine ÉCU¿qué significa para ti formar parte de una programación tan increíble de cortometrajes?

 

Estamos muy contentos de participar en el Festival de Cine ÉCU, es  un honor para nosotros estar dentro de un festival tan importante con tan buenos cortos y directores.

 

¿Puedes contarme un poco sobre Human Trash, cómo surgió? 

 

Mi hermano y yo queríamos hacer un proyecto que se grabara en una  localización y con solo dos actores, con una historia muy potente e impactante. Un corto que te atrapara desde el primer minuto. Teníamos claro que tenía que ser ciencia ficción en estado puro, ya que es el género que nos apasiona, con el que hemos crecido y con el que mejor nos expresamos.

"Un mensaje para hacernos reflexionar sobre el futuro de la humanidad, lo que el corto plantea lo tenemos ya encima."

¿Cuáles fueron los mayores desafíos que enfrentaste para dar vida a tu cortometraje? 

 

El mayor reto fue crear todo el universo de Human Trash entre únicamente dos personas, mi hermano Francisco Almuedo y yo. Estuvimos todo un año construyendo el decorado, los animatronics,  props, el vestuario, los fx, diseñando el maquillaje y componiendo la banda sonora. Queríamos ser coherentes con el mensaje del corto y llevarlo más allá, por eso quisimos hacer un decorado sostenible, que estaba totalmente construido con materiales de desecho. Todo el contenedor y chatarra de aspecto metálico, en realidad eran envases de cartón y plástico pegados y pintados a mano simulando máquinas futuristas. Sin embargo, aunque estuvimos durante casi un año preparando los personajes de Irvin y Balgair, Guillermo LLansó y Karlos Aurrekoetxea, lo hicieron fácil. Fue un placer trabajar con ellos porque son dos actores increíbles que lo dieron todo y que les entusiasmaba el proyecto, tanto como al resto del equipo que fueron maravillosos.

Mirando hacia atrás, ¿hay algo que hubieras hecho de manera diferente en este cortometraje?

 

Realmente no, el resultado final es el que buscábamos. Aunque es verdad que me gustaría poder celebrar con el equipo el reconocimiento que estamos teniendo internacionalmente  y viajar a los países donde se está viendo el corto, eso es lo que más echamos de menos.

 

Describe tu cortometraje en tres palabras. 

 

Impactante, inquietante y  profético.

 

¿De dónde vino tu pasión por el cine? 

 

Desde niños  mi hermano y yo siempre hemos estado muy unidos. Los dos compartimos todas nuestras aficiones, el cine, la magia, la música y las artes plásticas. Nos encantaba ver películas con nuestros padres y abuelos, ir al bosque en verano a crear historias fantásticas de indios en el oeste o simplemente jugar con muñecos que podían ser los protagonistas de cualquier película que se nos ocurriese. Al final el cine era lo que unía todo y la forma natural de evolucionar. Siempre hacemos todos nuestros proyectos juntos y  tenemos una forma de crear en la que nos complementamos a la perfección. Lo que más nos gusta del cine es crear universos y darle nuestro toque de artesanía personal.

¿Cuál ha sido uno de los mejores consejos que te han dado? 

 

No te rindas nunca.

 

¿Deberían los cineastas seguir ampliando los límites de los cortometraje y las historias que quieren contar?

 

Diría que sí, sin duda, el cine es una constante evolución, no hay límites para la imaginación y la creación, quien diga que todo está inventado se equivoca, hay que aprovechar todas las nuevas herramientas que aparecen cada día, no parar de aprender y seguir ampliando las fronteras creando historias.

 

¿Tiene algún consejo que le ofrecería a un colega cineasta? 

 

Trabaja duro, sé constante en tu trabajo, ama lo que haces y lograrás tu sueño.

 

 Y finalmente, ¿qué esperas que la gente se lleve de Human Trash?

 

Un mensaje para hacernos reflexionar sobre el futuro de la humanidad, lo que el corto plantea lo tenemos ya encima. Al final la realidad supera la ficción. Si no frenamos este ritmo de vida consumista terminaremos destruyendo el planeta en el que vivimos haciéndolo inhabitable por el cambio climático y las numerosas pandemias que puedan surgir.

 Pero el corto pretende dar un mensaje esperanzador, si cambiamos y nos damos cuenta de lo que tenemos, solo así  podremos parar todo esto.

© 2021 The New Current